There was an error in this gadget

Friday, June 17, 2011

Ingenio Porvenir




Orígenes de la Industria Azucarera

Las más antiguas noticias precursoras de la industria azucarera en San Pedro de Macorís datan del año 1848, cuando Vicente Ordóñez estableció en el sector Buena Vista el primer trapiche movido por bueyes para la fabricación de melado.

Este inició fue seguido por varias personas que instalaron otros trapiches. Uno de ellos, Manuel Ascensión Richiez, "dedicó el melado a la cuaja de azúcar; como primer ensayo de la industria en Macorís, a la cual agregó como complemento de su sabor; el primer alambique sistema cabezote para extraer ron de las melazas que le sobraban y su esfuerzo fue premiado por la extracción de 10 galones diarios", según relata Manuel Leopoldo Richiez en su libro Historia de la provincia y especialmente de la ciudad de San Pedro de Macorís. En 1885, según Richiez, la incipiente industria de ron había crecido de tal modo, que el Ingenio Porvenir ya había instalado el primer alambique de chorro corrido, logrando extraer 200 galones diarios.

La Transformación producto de la caña de azúcar

El lento desarrollo de San Pedro de Macorís se mantuvo a lo largo del siglo XIX. Un suceso externo, sin embargo, lo precipitó. En 1868 se inició la primera etapa de la guerra de independencia de Cuba, llamada Guerra de los Diez Años por el largo tiempo que duró (hasta 1878), lo que tuvo como consecuencia la salida de inversionistas azucareros de aquella isla, atemorizados por los efectos perniciosos de la prolongada guerra en sus inversiones. República Dominicana fue un punto de atracción muy importante para aquellas personas, que inmediatamente comenzaron a instalar ingenios en diferentes puntos del país.

En el año 1876 uno de esos cubanos, el señor Juan Amechazurra, dio inicio a lo que sería el despegue de la industria azucarera petromacorisana, con la fundación del ingenio Angelina, traído desde Cuba, junto a sus mecánicos. Tres años después, se fundó el ingenio Porvenir; en esa época el más próximo a la ciudad. A éste le siguieron los ingenios Consuelo, Cristóbal Colón, Santa Fe, Puerto Rico, y, por último, el ingenio Quisqueya, establecido en 1894